Obligaciones y responsabilidad de los clientes y usuarios.

El usuario se obliga :

(i) a no utilizar ferreteriaortiz.es para realizar o sugerir actividades prohibidas por la ley;

(ii) a abstenerse de llevar a cabo cualquier conducta que atente contra los derechos de propiedad intelectual o industrial de ferreteriaortiz.es o de terceros, o que vulnere o transgreda el honor, la intimidad personal o familiar o la imagen de terceros, o que sean ilícitos o atenten a la moralidad;

(iii) a abstenerse de llevar a cabo cualquier destrucción, alteración, inutilización o daños de los datos, programas o documentos electrónicos pertenecientes a ferreteriaortiz.es o a cualquier tercero, así como introducir o difundir en la Red programas, virus o, en general, cualquier instrumento o dispositivo físico o electrónico que causen o sean susceptibles de causar cualquier tipo de alteración en la Red, en el sistema, o en los equipos de terceros;

(iv) a abstenerse de realizar cualquier tipo de actividad o práctica que transgreda los principios de buena conducta aceptados generalmente entre los usuarios de Red; y (v) a informarnos de cualquier uso ilícito del que tenga conocimiento. En todo caso, el usuario mantendrá a ferreteriaortiz.es indemne frente a cualquier reclamación, judicial o extrajudicial, que nos sea presentada como consecuencia de las acciones u omisiones anteriores. El usuario será responsable de la seguridad y uso de su contraseña. Asimismo, deberá informarnos, tan pronto como sea posible, de la pérdida o uso no autorizado de su contraseña, en cuyo caso, estaremos facultados para anular su registro a ferreteriaortiz.es El usuario se abstendrá de reproducir, copiar, vender o explotar de cualquier modo todo o parte de los contenidos y funcionalidades de ferreteriaortiz.es la utilización o derecho de acceso al mismo. Cualquier fraude o abuso cometido en el marco de ferreteriaortiz.es podrá ser objeto de persecución administrativa o judicial.

LEY APLICABLE Y JURISDICCIÓN

Las presentes Condiciones Generales se sujetan y rigen por las leyes de España. Para la resolución de cualquier controversia serán competentes los juzgados y tribunales de la ciudad de Madrid.